Donar o heredar ¿Qué es mejor?

hands-460872_1280

Donar o heredar ¿qué es mejor?

 

La crisis, la compra de una vivienda, una situación inesperada… son muchas las situaciones que pueden llevar a una familia a plantearse dar dinero o bienes ya sean muebles o inmuebles a sus hijos pero, una vez tomada la decisión, ¿Cómo lo hacemos para que sea más ventajoso fiscalmente? ¿Es mejor una donación o directamente a través de la herencia?

Desde Aseloma te recomendamos que pienses muy detenidamente qué es lo que más te conviene a ti y a tu familia ya que hay que tener muy presente cuáles son los impuestos que vamos a tener que pagar por donar o por heredar.

Ambos impuestos suelen estar bonificados aunque la bonificación varía según el valor de lo que se recibe.

En muchos casos los profesionales recomiendan que se realice una donación y no se espere a la herencia. Alegan que el impuesto de donaciones suele estar más bonificado y sólo hay que pagar por una parte de lo que se recibe. En el caso de Castilla La Mancha el impuesto de donaciones está bonificado con un 95 por ciento. Eso quiere decir que sólo se pagan impuestos por el 5 por ciento del valor de lo donado.

 

¿Inmuebles? Mejor heredar

Si lo que se dona es dinero ésta puede ser una buena solución. Si te donan 50.000 euros para, por ejemplo, comprarte una casa, el impuesto no se paga sobre la totalidad del dinero sino sobre el 5 por ciento de esa cantidad, en este caso sobre 2.500 euros. A esa cantidad, 2.500 euros, se le aplica el 20 por ciento lo que supone que pagarías 500 euros de impuestos por una donación de 50.000.

Sin embargo, la situación cambia en caso de que la donación se refiera a un inmueble. El que recibe la donación tendrá que pagar una pequeña parte pero en este caso no sólo hay que tener en cuenta al que recibe la donación, sino también al que la hace porque es precisamente ahí donde se produce el principal problema.

Si un padre dona en vida un piso eso produce una variación en el patrimonio de los padres y eso es algo que se tiene que declarar en la renta. Si en su día ese inmueble (casa, piso, local…) le costó 30.000 euros y en estos momentos se considera que su valor fiscal es de 100.000 euros, los padres tendrán que pagar en renta por una variación de 70.000 euros. Normalmente lo que se paga es un 20 por ciento de la diferencia, en este caso los padres deberían abonar 14.000 euros a Hacienda por esa variación. En definitiva a nivel fiscal es como si hubieran hecho una venta pero sin haber ingresado nada.

Por eso antes de tomar ninguna decisión es mejor que te asesores y mires que es lo más ventajas fiscales tiene para tu caso particular.

Related Posts

Leave a Comment